Historias Medpoint

Después de estar sano

Fermín estaba cansado de los efectos secundarios de su tratamiento. Hacía 2 años le habían diagnosticado un Linfoma y las secuelas de la quimioterapia sumada a la radioterapia inicial, lo habían adelgazado, se sentía anémico y ya no se reconocía. Sin darse cuenta, progresivamente entró en un cuadro depresivo profundo. Le decían que estaba curado, pero él no les creía. Su médico tratante también estaba angustiado, sabía que Fermín estaba en remisión clínica, pero no podía convencerlo. El paciente no quería ver al médico y día a día empeoraba. Incluso algún miembro de la familia, también empezaba a dudar.

Los familiares de Fermín decidieron consultar a Medpoint.
El diagnóstico del equipo fue depresión post-traumática; se apoyó a Fermín y también a su médico con un tratamiento de soporte. Si bien la enfermedad de fondo estaba controlada, una visión desde otra perspectiva pudo comprobar cuál era el problema real.

Hoy, el paciente y el médico tratante recuperaron su relación y Fermín ha mejorado francamente. Ante una duda o una situación conflictiva, el equipo de Medpoint puede brindar otras alternativas.